Finanzas

El Mundial ¿aliado o amenaza en la productividad de las empresas?

Mantener la concentración y la productividad de los empleados es uno de los grandes retos que los patronos enfrentarán durante el próximo mes y medio.

Por Laura Navarrete Hernández / Manager, EY Law

Este 14 de junio de 2018 arranca una nueva cita mundialista en Rusia. Por ejemplo, Panamá se está estrenando en las canchas de un Mundial de Fútbol y Costa Rica repite por quinta ocasión; sin embargo, muchos estaremos pendientes de lo que ocurra desde la fase de grupos hasta la gran final, y, los trabajadores no son excepción en este acontecer.

Dado que el horario de la mayoría de los partidos coincide con la jornada de trabajo diurna de Centroamérica, Panamá y República Dominicana, a todas luces, mantener la concentración de los trabajadores en sus funciones cotidianas y evitar bajas en la productividad, son algunos de los grandes retos que los patronos enfrentarán durante el próximo mes y medio. Por ende, es importante que, a nivel interno de su empresa, se tomen las medidas adecuadas en preparación para este evento.

¿Cómo lograr lo anterior?

En primer lugar, debe valorarse la posibilidad de convertir el Mundial en su aliado, con el fin de motivar positivamente a los trabajadores por medio de prácticas que les permitan mantener un buen balance entre el cumplimiento de metas empresariales y la posibilidad de estar pendientes del Mundial (en caso de que así lo deseen).

Si lo anterior resulta factible, pueden tomarse medidas tan variadas como:

1) flexibilización de la jornada,

2) otorgar a los colaboradores la opción de ver ciertos partidos de forma intermitente,

3) extender los tiempos de descanso,

4) llegar a acuerdos con los colaboradores para modificar el horario,

5) permitir el teletrabajo e, incluso, exigir el cumplimiento de ciertos objetivos como requisito indispensable para que dichas medidas se implementen.

Ahora bien, incluso aunque el patrono esté dispuesto a poner en práctica un plan para esta época, no se debería imponer a todos los trabajadores de forma irrestricta; pues existe la posibilidad de que algunos de ellos no estén interesados en aplicar tales medidas.

Por otra parte, si el giro de negocio o la actividad de la compañía no permite este nivel de flexibilidad o establecer modificaciones de ningún tipo, el patrono no está obligado a implementarlas. Todo lo contrario, el Mundial de Fútbol no constituye una excusa válida para que el trabajador incumpla sus obligaciones laborales o incurra en conductas prohibidas por la organización. Incluso, su comportamiento puede dar lugar a sanciones por faltas a las buenas costumbres, abandono de trabajo, ausencias injustificadas, llegadas tardías, entre otros.

Lo importante es que las reglas del juego queden claras para todas las partes. Por ejemplo, si se van a implementar ciertas medidas de flexibilidad, estas deben encontrarse bien documentadas en acuerdos entre las partes, políticas o lineamientos (según corresponda), de manera que todos sepan a qué se atienen; por ejemplo, extensión de las medidas, días en que se pueden aplicar, entre otros.

A su vez, en caso de que el patrono no opte por estas alternativas, es importante que recuerde a sus colaboradores que cualquier incumplimiento al contrato de trabajo puede dar lugar a las sanciones disciplinarias correspondientes.

La entrada El Mundial ¿aliado o amenaza en la productividad de las empresas? se publicó primero en Revista Summa.